miércoles, 23 de marzo de 2011

La Competencia Digital Docente en la enseñanza y aprendizaje de lenguas

Con la llegada de las TIC y las WEB 2.0 a la enseñanza la comunidad de docentes se plantea hasta qué punto su papel dentro del aula se puede ver minusvalorado, pues no sólo el alumno parece independizarse de la tutela del docente, sino que dada la escasez de experiencia del docente en este nuevo mundo, puede que el alumno entienda mejor esta herramienta innovadora que el propio profesor acostumbrado a otros métodos donde internet no estaba presente.

Sin embargo, tratando de buscar una respuesta satisfactoria descubrimos que la importancia del docente en el proceso de aprendizaje no se ve amenazada, sino que varía. Algunas de las labores tradicionales del docente perduran, como la selección de los contenidos que se van a impartir, el evaluar si se han logrado los objetivos, acertar a ver dónde se producen los errores y por qué, entre otras. Sin embargo, sí que ha de explorar las nuevas posibilidades que ofrecen las WEB 2.0 y agregarlas a las herramientas tradicionales.
La inclusión de las WEB 2.0 comporta ciertos cambios en lo que a las funciones del docente se refiere. Ahora el docente también actúa como guía y filtro en una ruta que ofrece muchos más caminos que un libro o una pizarra. El exceso de información que nos ofrece internet puede confundir al alumno y dar como resultado la duda de éste frente a qué es aprovechable y qué no lo es.

Una vez llevadas a cabo las funciones de explorar, elegir y guiar por parte del docente, el alumno en su nuevo rol más autónomo tiene que haber sido bien informado para que los esfuerzos sean fructíferos.
La implantación de las posibilidades que nos ofrece internet en el campo de la enseñanza además abre el debate de cuál es el nivel de control-autoridad del docente sobre la clase. No obstante, este aspecto tan característico de los métodos de enseñanza arcaicos debería quedar erradicado del aula, no por la llegada de internet, sino por el bien del componente afectivo que se desarrolla entre docente y alumno cuando la relación de ambos es de igual a igual. El docente es un guía, no un dictador.

Aunque este es un tema difícil de abordar en centros de enseñanza donde los alumnos no tienen la predisposición para aprender una lengua en comparación con la que tienen los alumnos que asisten a un centro especializado en idiomas, el docente ha de asimilar paulatinamente el rol de compañero con el fin de crear un ambiente más distendido donde todo sea cuestionable y no haya una sola verdad.

Para cerrar esta reflexión sobre la Competencia Digital Docente, cabe decir que la asimilación de las ventajas que proporciona internet al docente puede comprender más tiempo del que nos gustaría como afirma Jordi Adell en su vídeo sobre

Según su punto de vista, la adquisición de los conocimientos necesarios para que un docente adapte la tecnología a su trabajo en el aula se divide en cinco fases y el periodo de tiempo que puede tardar en atravesar las mencionadas fases no debe ser una razón para desanimarse, sino más bien un recordatorio de que a pesar de que creemos saber utilizar estas nuevas herramientas quizás en realidad estamos estancados una de estas etapas creyéndonos innovadores sin serlo realmente. 

Las cinco fases de la integración de las TIC según Jordi Adell:

1ª fase
ACCESO
Aprender el uso básico de la tecnología.

[El profe de E/LE] Desde la experiencia: dejamos el casette y el boli BIC cada vez que se le sale la cinta y pasamos al CD (primero sin pistas, luego con ellas); dejamos el VHS y pasamos al DVD (¡anda, tiene subtítulos!); tengo mi cuenta de correo electrónico de la que cada vez domino más opciones; trasteamos el cañón proyector de nuestro centro; nos vamos desenvolviendo poco a poco con Word; buscamos, encontramos, descargamos, imprimimos, fotocopiamos y llevamos al aula muchas, muchísimas cosas de Internet (versiones digitales de periódicos, artículos de Wikipedia...); después de recibir cientos de powerpoints de proverbios, de paisajes con textos de autoayuda o de los éxitos de nuestro equipo, nos decidimos a crear uno (y lo lleno de efectos dinámicos en los textos y en las fotos); nos abrimos un perfil en Facebook y le cogemos el gusto a comentar lo que dicen los compañeros y los amigos; creamos un blog para que los alumnos participen pero no sabemos muy bien qué hacer con él y se nos “muere”; nos abrimos una cuenta en Twitter y hacemos dos o tres tweets "pero no le cojo el punto"…


2ª fase
ADOPCIÓN
Uso de la tecnología como soporte de las formas tradicionales de aprender, es decir, se usan los ordenadores para hacer lo mismo que se hacía sin ellos: tecnología sí, innovación didáctica, no.
[El profe de E/LE] Pido a mis alumnos que escriban una carta (a ordenador) siguiendo las instrucciones de la actividad 4.3 del manual y que me la entreguen (vía correo electrónico).


3ª fase
ADAPTACIÓN
Integrar la nueva tecnología en prácticas tradicionales centradas, por lo general, en la producción de los estudiantes. Por ejemplo, el PowerPoint, las hojas de cálculo, los gráficos...
[El profe de E/LE] En lugar de usar la pizarra para presentar la irregularidad del pretérito indefinido, hago un powerpoint en el que aparecen las terminaciones con efectos dinámicos hasta que encajan con sus raíces (en los verbos regulares) y en otro color, hago ver las irregularidades. En la última diapositiva, pone algunos ejemplos.


4ª fase
APROPIACIÓN
Se centra en el trabajo cooperativo, interdisciplinar, basado en proyectos de aprendizaje. Utilizan la tecnología cuando es necesaria, añade valor y se usa como una herramienta, igual que otras.
[El profe de E/LE] Se da cuenta de que la tecnología es una herramienta más de la que dispone y hace uso de ella de modo consecuente. YouTube está al nivel de la pizarra y el rotulador, el blog de aula tiene una importancia similar al manual, es decir, cada una se usa cuando se debe (no por una afán de ser moderno o innovador) y cuando realmente aporta algo al proceso de enseñanza-aprendizaje de la lengua. Por ejemplo, enriquece la tarea de escribir y presentar una receta de un plato típico de su país haciendo que los alumnos participen en una comunidad o red social de aficionados a la cocina, publicando/compartiendo esa receta que han preparado, dejando comentarios en otras recetas que les lean y les interesen, respondiendo a preguntas que dejan otros usuarios... Algunos de sus alumnos, ya fuera del aula y del contexto de la clase de español, seguirán entrando con asiduidad en esa comunidad y haciendo algunas de las recetas que lean.


5ª fase
INVENCIÓN / INNOVACIÓN
Descubren nuevos usos de la tecnología de forma innovadora, es decir, usándola de un modo que ningún otro docente lo ha hecho antes.
[El profe de E/LE] El propio Jordi Adell nos alerta de que “no todos los docentes llegan a esta fase”. No obstante, en este camino podemos llegar a ser realmente innovadores y crear tareas 2.0 realmente novedosas, motivadoras y eficientes. ¿Por qué no aprovechar algún recurso que hay en la red (por ejemplo, Carritus) para elegir en qué supermercado nos saldría más económico hacer la compra? ¿Y si invitamos a los alumnos a que recomienden lugares -tiendas, bares, restaurantes...- de su ciudad o de la ciudad donde están estudiando (utilizando Google HotPot)


Conluida la reflexión, os dejo un vídeo que puede abrir un nuevo debate sobre los soportes de información tradicionales y los más innovadores, además del interés de los estudiantes por la lectura y la importancia de la incentivación a la lectura, así como la preselección necesaria de los libros que se propone leer a los alumnos. Espero que lo disfrutéis.




Ánimo a todos l@s valientes que habéis dado el salto y suerte en el intento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada